• En un fabricante típico, del 50 al 80% de costo total del producto proviene de materiales de diferentes partes del mundo. La empresa cada vez tiene menos control sobre el producto o servicio.
  • Las empresas, por lo general, tienen programas de medición y mejora del desempeño de calidad con menos de 1/3 de sus proveedores totales. Esto deja muchos fuera del proceso y genera un alto riesgo. Un producto también falla por algo de bajo costo, suministrado por un proveedor poco importante.
  • Crecen los “recalls” de productos y aproximadamente el 52% de estos tienen su origen en fallas de materiales o contratistas. La empresas compran problemas.
  • El 58% de los ejecutivos manejan el riesgo de los “recalls” penalizando al proveedor con indemnizaciones. En lugar de invertir en prevenir, en la práctica la preocupación se centra en resarcir el daño económico y no en cuidar al cliente final.

Hay que identificar aspectos de calidad tempranamente en la cadena para incluirla en los análisis de riesgo y costo, y esto implica tener visibilidad sobre los principales proveedores Tier 1 y Tier 2 o 3. Esto demanda incrementar la frecuencia y alcance de las evaluaciones a los proveedores.

Las cuatro sugerencias de Sparta para mejorar el manejo de la calidad en la cadena de suministro son:

  1. Ampliar las evaluaciones de los proveedores. Ampliar la cobertura a más proveedores y tener más visibilidad de sus procesos.
  2. Establecer claros indicadores de desempeño. Medir lo relevante, con la frecuencia adecuada y de la forma simple. Dejar claro que se espera de cada proveedor y asegurarse que se recibe.
  3. Invertir en tecnología. Principalmente en los procesos de administración de acciones correctivas por parte de los proveedores. Saber en todo momento que salió mal y como se está corrigiendo es esencial para una mejora continua real.
  4. Cerrar el ciclo. Los proveedores deben corregir sus fallas y ser incluidos como parte del sistema de calidad de la organización. Esto mejorará también aspectos como la colaboración y la comunicación en general.

Estas acciones se reflejarán en los siguientes beneficios:

  • Una visibilidad proactiva.
  • Una trazabilidad hacia las causas raíz de los problemas.
  • Clara responsabilidad en la resolución oportuna de problemas.
  • Reducción del costo de no cumplimiento y por lo tanto mejoras en la rentabilidad.

No hay duda que las cosas bien hechas nunca pasarán de moda y que hacer de la planeación de la calidad un elemento básico de las cadenas de suministro es una medida inteligente.